buriedincoalweb19.jpg

Supervivencia de la crisis climática

Estrategias de adaptación inteligente: de lxs pequeñxs productorxs latinoamericanxs al cambio climático

Samuel Weber

nica@oeku-buero.de

Oficina Ecuménica para la Paz y la Justicia e.V.

Centroamérica es una de las regiones más afectadas por el cambio climático a nivel mundial. Organizaciones como MOVIAC (Movimiento de Víctimas y Afectadxs por el Cambio Climático y Corporaciones) consideran que el principal causante de esta realidad es el modelo económico basado en el crecimiento y las exportaciones. Esto no sólo ha provocado un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también el incremento de monocultivos a expensas de la selva tropical.

Alteración del clima regional

La deforestación, proceso extendido en bosques y selvas de la región, es en parte responsable de que las precipitaciones se evaporen con mayor rapidez, de que las reservas de agua potable se sequen, de que las temperaturas locales aumenten y de que el clima regional se vea gravemente alterado.

Lxs afectadxs son sobre todo lxs pequeñxs agricultorxs, que cada año tienen que hacer frente a la pérdida de sus cosechas o incluso de sus vidas, ya sea por las sequías, inundaciones o huracanes. Para ellxs no es una opción esperar a que los gobiernos y las empresas tomen finalmente medidas efectivas a nivel mundial. Para sobrevivir al cambio climático, la población local se ve obligada a tomar medidas por sí misma.

Ecosistemas diversificados

En Nicaragua, el Movimiento Comunal Nicaragüense (MCN) se centra principalmente en la agricultura ecológica y sostenible para adaptarse al cambio climático. Este enfoque es un modelo holístico que, a diferencia de la agricultura industrial, tiene por objeto crear ecosistemas diversificados y adaptados a las condiciones locales. Esta diversificación permite la autorregulación de las enfermedades y plagas en los campos y jardines. Allí, se utilizan únicamente fertilizantes y pesticidas naturales. No se utilizan semillas manipuladas genéticamente o producidas industrialmente.

Construcción de terrazas

Se han tomado varias medidas para proteger el cultivo de las influencias medioambientales adversas. Para minimizar la erosión del suelo durante las fuertes lluvias, se han creado barreras naturales. El aterrazamiento ha mejorado la infiltración del agua, protegido contra las inundaciones y ha permitido un uso más eficiente de las tierras agrícolas.

Diversidad de productos

Para proteger los cultivos de plagas o tormentas, se han plantado arbustos o árboles. La plantación de árboles regula el microclima y el equilibrio del agua en los jardines o campos para que se pueda cultivar una mayor variedad de productos.

Todas estas medidas se complementan con la creación de huertas alrededor de las casas, donde se cultivan una amplia variedad de frutas y verduras. Esto contribuye de manera decisiva a la seguridad alimentaria de las familias.

Vigilando el microclima

Lxs pequeñxs agricultorxs cuentan con el apoyo de una red de vigilancia del clima organizada por el municipio. En cada vez más comunidades se están instalando estaciones en las que las propias personas recogen datos sobre la temperatura, las precipitaciones o la presión atmosférica. Estos son evaluados por un instituto de investigación en la capital, Managua. Esto permite hacer predicciones más precisas sobre el desarrollo del microclima. Esto ayuda a lxs pequeñxs agricultorxs a determinar exactamente en qué día debe sembrarse la semilla, o con qué variedades se pueden esperar los mejores rendimientos en un año determinado.

Protección contra condiciones climáticas extremas

En cuanto a la adaptación al cambio climático, estas prácticas aportan diversos beneficios. Las diversas medidas protegen los cultivos de los rayos solares extremos, las lluvias excesivas o las tormentas. Si un producto determinado es destruido por condiciones climáticas extremas o por plagas, quedan los rendimientos de muchas otras variedades cultivadas, asegurando así la supervivencia de las familias. Mientras que en el pasado lxs productorxs locales eran responsables conjuntamente de la destrucción de la selva tropical y del medio ambiente mediante la tala y quema, hoy en día su producción contribuye de manera significativa a la protección y preservación del suelo y de los bosques.

Eliminación de las cadenas de suministro mundiales

El enfoque económico de esta producción se centra inicialmente en la nutrición saludable y sostenible de las familias. Los excedentes se venden principalmente en los mercados locales. Esto permite que lxs pequeñxs agricultorxs sean ajenos a las fluctuaciones de los precios del mercado mundial y al mismo tiempo, fortalece los ciclos económicos locales. Otro beneficio es la reducción de las emisiones de CO2, ya que se eliminan las cadenas de transporte y suministro mundiales.

 

Aprendiendo a entender el Sur Global!

Este ejemplo muestra que para superar la crisis climática es importante conocer los enfoques y prácticas de la población del Sur e integrarlos en las demandas políticas aquí en el terreno. A primera vista, tiene sentido designar reservas naturales o promover las energías renovables en el Sur global. Sin embargo, esas medidas suelen tener un efecto de exclusión y privan a la población local de sus medios de vida.
 

La promoción de una agricultura sostenible y ecológica de pequeña escala podría ayudar a resolver la contradicción entre la protección del clima y el medio ambiente y la supervivencia de las comunidades del Sur global.

¡No hay justicia social sin justicia medioambiental!

¡Y la justicia climática o medioambiental necesita solidaridad!

#ClimaSolidaridad ¡Ahora!