Toxitour.jpg

Impacto de la Industria en los Ríos

Impacto socio-ambiental de la producción industrial

México ha experimentado un fuerte crecimiento económico en los últimos treinta años, debido principalmente al aumento de la inversión extranjera como resultado de los acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, así como a la desregulación del mercado. México es uno de los países a nivel mundial con más acuerdos de libre comercio, convirtiéndose así en un "paraíso industrial" para las empresas transnacionales de todo el mundo. Sin embargo, este "desarrollo socioeconómico" ha provocado emergencias sanitarias y medioambientales y graves violaciones de los derechos humanos en varias regiones y comunidades. En regiones industriales como Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Jalisco, Tlaxcala y Veracruz, la población padece problemas de salud causados por la contaminación del agua, el aire y el suelo por parte de miles de empresas, la mayoría de las cuales se encuentran en grandes zonas industriales a lo largo de los ríos y que suelen verter sus aguas residuales sin tratar en los afluentes.

 

#ToxitourMexico

En diciembre de 2019, representantes de organizaciones de la sociedad civil, parlamentarixs y científicxs de varios países europeos viajaron a México como parte de la caravana #ToxiTour. La caravana, que recorrió seis regiones repartidas por diferentes estados del país a lo largo del eje neovolcánico, tuvo como objetivo la visibilización de los impactos sociales, laborales y ambientales de la producción industrial transnacional. Este viaje fue organizado por la Campaña Global del Transnational Institute (TNI), la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales (ANAA) y organizaciones ambientalistas de la sociedad civil en México.

Contaminación de las cuencas fluviales

La caravana recorrió 2.500 km por la cuenca del río Santiago, la cuenca del río Independencia, la cuenca del río Tula, la cuenca del río Atoyac-Zahuapan, la cuenca del río Libres-Oriental y el Istmo Norte de Tehuantepec.

 

En la cuenca del río Santiago se concentran grandes áreas industriales, manufactureras, urbanas y agrícolas en los dos mayores corredores industriales del país: Toluca-Lerma y Ocotlán-El Salto. Los estudios científicos sobre la calidad del agua han demostrado que el río Santiago contiene contaminantes nocivos, como el arsénico, el plomo y el cadmio, que además se han encontrado en los organismos de lxs niñxs de Juanacatlán y de la ciudad de El Salto. Entre las empresas transnacionales que operan en la cuenca se encuentran: Continental, Siemens, ZF, Voit, Nestlé, DSM y Nutreco.

 

En la cuenca del río Independencia, las organizaciones señalaron el impacto de la industria agroindustrial de exportación destinada al mercado estadounidense. La sobreexplotación del acuífero ha hecho que el agua producida durante más de treinta años contenga fluoruro, arsénico, sodio, manganeso y otros minerales en concentraciones perjudiciales para la salud humana.

 

En la cuenca del río Tula, la Caravana ha constatado el impacto de la industria nacional del cemento, de las industrias extractivas, de los parques industriales, de una gran refinería, de una central termoeléctrica y de las aguas residuales industriales y urbanas que se vierten en los ríos Salado y Tula, que luego son utilizadas para la producción agrícola. La empresa franco-suiza LafargeHolcim, entre otras, está presente en esta región.

 

En la cuenca del río Atoyac-Zahuapan se han observado descargas de aguas residuales municipales e industriales sin tratamiento previo, la inadecuada disposición y recolección de residuos sólidos, así como la creciente expansión poblacional y la industrialización descontrolada de la región. En esta región se encuentran plantas de Volkswagen, Bayer y BASF, entre otras.

 

En la cuenca del río Libres-Orientales, las industrias agrícola y automovilística consumen grandes cantidades de agua del acuífero, además utilizan cañones antigranizo para inhibir las lluvias y proteger la producción, afectando gravemente la agricultura local campesina. En esta región operan megagranjas de cerdos como Carroll Farms, procesadoras de alimentos como Driscoll, exportadores de fresas y bayas, megagranjas avícolas, plantas fotovoltaicas (Iberdrola), cervecerías Cuauhtémoc y la planta de Audi.

 

En el norte del Istmo de Tehuantepec, las organizaciones denunciaron la contaminación del aire y del agua, tanto durante las operaciones regulares de la empresa como durante los accidentes y las emergencias químicas. También señalaron las consecuencias para la salud humana y el medio ambiente del almacenamiento de coque a cielo abierto de la empresa catalana García Munté Energía (GME - ADN Energía).

Reacciones políticas

El panorama de las regiones provocó una gran preocupación entre lxs participantes de la caravana por la alarmante situación medioambiental y social. Como resultado, en 2020 y 2021 se llevaron a cabo diversas actividades coordinadas por miembros del Parlamento Europeo, el Parlamento Vasco, el Senado de Minnesota y la sociedad civil, sentando un precedente para otras regiones a nivel nacional e internacional.

 

La atención internacional contribuyó al posterior establecimiento de un intercambio regular entre lxs afectadxs y el gobierno mexicano, especialmente la Secretaría de Medio Ambiente. Los objetivos incluyen la renaturalización y rehabilitación de los ríos. Además de hacer visibles las problemáticas, la caravana #ToxiTour demostró la capacidad de organización y resistencia que han desarrollado las comunidades afectadas en las regiones visitadas.​

Viaje virtual #ToxiTour México 2020

Durante un #ToxiTour virtual realizado del 7 al 27 de noviembre de 2020, las organizaciones mexicanas de derechos humanos Centro Fray Julián Garcés y Un Salto de Vida, compartieron imágenes impactantes: un medio ambiente destruido, ríos contaminados y zonas industriales que impiden la implementación de métodos tradicionales de cultivo en el país. Así como graves afectaciones a la salud de las personas de las comunidades aledañas a las zonas contaminadas.

 

Las organizaciones participantes han expresado su interés en seguir trabajando en red para pensar estrategias conjuntas sobre cómo lograr hacer seguimiento a las conversaciones sostenidas con autoridades políticas en Alemania.

Los casos expuestos son claros ejemplos de la importancia de estipular en una futura ley de cadena de suministro, las responsabilidades de las empresas alemanas y sus proveedores por los daños medioambientales y las violaciones de los derechos humanos en el extranjero

Aquí puedes ver un corto de 7 minutos sobre el #ToxitourMexico: 

Estos ejemplos nos muestran también la importancia de la implementación de modelos de desarrollo solidarios que respeten tanto los derechos humanos como el medio ambiente. Te invitamos a ver también los videos que presentamos en otras secciones con iniciativas o modelos de desarrollo solidario.

 

¡No hay justicia social sin justicia medioambiental!

¡Y la justicia climática o medioambiental necesita solidaridad!

#ClimaSolidaridad ¡Ahora!